La física de un bonito día de otoño

Es cierto que aquí en Galicia llueve bastante. Razón por la que cual de vez en cuando se produce esa extraña combinación de que esté lloviendo al mismo tiempo que luce el sol, lo que nos da la increíble oportunidad de disfrutar de la visión de un arcoíris (“arco da vella” en galego).