¿Se puede pensar sin un lenguaje?

Foto de Hannah Wright / Unsplash

Las personas (el Homo sapiens) somo los únicos seres vivos que tenemos una de las herramientas más poderosas a nuestra disposición: el lenguaje. Muchos pensaréis que no, que estoy equivocada, que los animales también son capaces de comunicarse y que algunos de ellos tienen una gran inteligencia. Pues sí, tenéis razón los animales (incluso las bacterias) tiene sistemas de comunicación que puede llegar a ser muy complejos, pero NO tienen todos los elementos necesarios para que se lleguen a considerar lenguaje. Y es que el lenguaje está compuesto de diferentes elementos: autoconciencia, sintaxis, desplazamiento (capacidad de pensar más allá del aquí y el ahora) y simbolismo.

Se cree que la aparición del lenguaje ocurrió de forma paralela a capacidad de otra característica exclusiva de las personas: el pensamiento simbólico. Este permite relacionar objetivos, acciones y/o ideas con alguna representación arbitraria. Pero casi lo más importante es que el pensamiento simbólico nos permite evadirnos del presente y nos da la capacidad de mover nuestros pensamientos y nuestras acciones tanto en el pasado como en el futuro. Además, nos permite imaginar cosas más allá del mundo físico actual. Asimismo, el lenguaje nos permite generar un conocimiento no solo que podemos compartir con las personas que nos rodean, sino que podemos aprender de gente que ha vivido mucho antes que nosotros y enseñar a gente que aun no ha nacido.

De forma general pensamos que el lenguaje es una forma de comunicarse, pero sobre todo deberíamos darnos cuenta de que es una forma de poder articular nuestros pensamientos. Párate. Piensa en algo. ¿Acaso no oyes en tu mente esas palabras que utilizas para pensar? Tu mente tiene un diálogo continuo contigo, aunque probablemente muchas de esas palabras se queden siempre ahí y no llegues nunca a exteriorizarlas.

Evidentemente no necesitamos el lenguaje para recibir la información sensorial que nos aportan los diferentes los sentidos. Ni tampoco necesitamos el lenguaje para llevar a cabo acciones que realizamos de forma automática y sin pensar, pero ahí está la clave. El no pensar. Cualquier acción que requiere de un mínimo de pensamiento o planificación necesita antes que se materialice, al menos en nuestra mente, en forma de palabras (se lleguen a expresar oralmente o no). Si estamos pensando en cualquier cosa nuestra mente lo está llevando a cabo a través del uso del lenguaje. Igual es que soy una persona que habla demasiado consigo misma mentalmente pero no creo que haya ninguna cosa que necesite un mínimo de pensamiento que pueda llevar a cabo sin haberlo discutido previamente en mi mente. Ya no digamos planificar algo e intentar contárselo a mis amigos.

Publicado por Ciencia Miúda

Intento convencer a la gente de que las bacterias molan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: